#Reseña El día que el cielo se caiga

Normalmente hago reseña de libros infantiles, la última vez que escribí sobre un libro que leí, fue hace cosa de un año (aquí la tenéis por si os interesa) y no es que no haya leído más durante este tiempo, la verdad es que me he hartado de leer ¡me encanta! Sigue leyendo

Anuncios

Maldito cancer

Hoy nos vamos para Sevilla, como ya os comente brevemente en esta entrada, la cosas en casa de J no están bien.

Hace unos meses mi suegro sufrió una congestión, fue ingresado y “gracias” a las pruebas que se le realizaron por este motivo, se le detectaron lo que parecía ser dos tumores. Uno en cada pulmón.

Sigue leyendo

Finiquitando las vacaciones

¡Buenas! Ya estoy en casa con el ordenador al 100% y yo con energías renovadas.

Comente en mi anterior post, que me llevaría el portátil para escribir alguna que otra entrada, pero a ultima hora decidí que no. Sigue leyendo

Sigo viva

¡Uyyy que de tiempo! Esta será una entrada cortita para poneros al día sobre mi. Llevo bastante días sin publicar.  Las razones:  Sigue leyendo

Un secreto a voces

Cuando comenzamos a buscar a nuestro bebe, se lo comunicamos a familia y amigos cercanos. ¡Estábamos súper ilusionados con la idea de ser papas y queríamos que el mundo entero lo supiese!

Aunque sabíamos que no sería cuestión de llegar y “picar”, jamás nos imaginamos que sería tan complicado. Pasaba el tiempo y empezamos a esquivar las frases tipo “¿Y ustedes cuándo?”, “relajaos y ya veréis”,…

Al principio duele escuchar esas frases, es una mezcla de “odiocorajerabiaimpotencia”. Pasas de no saber qué decir, a mandar al carajo a freír espárragos a más de uno y con el tiempo, aprendes a que te entre por un oído y te salga por el otro.

Cuando comenzamos los tratamientos y pruebas, prácticamente éramos una tumba. Si alguien nos preguntaba, le decíamos que estábamos bien así y que ya mas adelante o simplemente cambiábamos de tema. Preferimos mantenerlo en secreto, porque temíamos a que si antes preguntaban, tal vez la cosa fuese a peor y solo se lo dijimos a mi mejor amiga, mi hermana y a una de las hermanas de J.

En cuanto las visitas a la clínica aumentaron se lo dije a mi jefe y compañeros. Somos un grupito reducido, más o menos de la misma edad y entre nosotros siempre nos hemos cubierto. Y conmigo no fue menos. La verdad es que en el trabajo he recibido bastante apoyo y muchas facilidades.

Después poco a poco fuimos diciéndolo a algún que otro amigo más (el “secreto” ya no era tan “secreto”), pues pensamos que esto que nos ocurre no es nada malo, no tenemos por qué esconderlo. Necesitamos que esto cambie y que deje de ser un tema tabú, pero para que así sea, debemos ser nosotros los que comencemos ese cambio y hablar de todo esto con normalidad.

El decirlo abiertamente en nuestro caso, ha hecho que disminuyan esas preguntas incomodas (aunque siempre hay algún descerebrado/a). Solo las amistades más cercanas te preguntan qué tal el control o cuando comienzas un nuevo ciclo. Y menos allegados, no se atreven a preguntar.

Abrirnos a la familia, nos ha costado más, pues es de donde más presión hemos recibido (dicen que la confianza da asco…) ¿no os ocurre lo mismo? Aun no nos hemos atrevido con nuestros padres.

En mi caso, siempre me ha costado abrirme a mis padres, soy muy reservada y sé que si en otras ocasiones lo hubiese hecho, de más de una me habrían sacado. Y la verdad es que me ha hecho mucha falta mi madre a lo largo de todo este proceso, un abrazo suyo me hubiese aliviado tanto dolor…

En el caso de J, sus padres no son tan abiertos como los míos y hacerles entender todo esto sería más que complicado.

Pero pensamos que ya es el momento de finiquitar este secreto a voces y que ha llegado el momento de sentarnos con ellos y decírselo.

Y ustedes

¿Vivís el tratamiento aun la sombra?

Y si salisteis ¿cómo fue?

mano-libertad