Un alto en el camino

Ha pasado casi un mes desde mi última entrada, un mes de mi último negativo. Y como de costumbre, porque esto de los negativos se esta volviendo una costumbre, decidí que lo mejor era desconectar unos días. Sigue leyendo

Anuncios

Se acerca el final

Nuevamente, os pido disculpas por dejar de lado el blog,  pero ya sabéis que estas fechas son un no parar.

Se acerca el final de este 2015, muchas habéis conseguido vuestro sueño,  otras estáis a puntito de estrecharlo fuertemente para no soltarlo jamás y nada me alegra más.
Después estamos las que  aún no lo han conseguido:  algunas perdieron la ilusión porque su cuerpo y mente quedaron K. O., otras como yo,  aún estamos en pie de guerra,  que a pesar de todo terminamos el año pidiendo que el que entra sea el nuestro.

Me hubiese gustado que este año hubiera sido nuestro año,  pero  no pudo ser.  Pero me alegra saber que a pesar de cada negativo,  cancelación o traba que hemos encontrado, nunca hemos perdido la esperanza.
Porqué somos unas luchadoras natas.

Tampoco quiero olvidarme,  de la otra mitad.  Hombres y mujeres,  que sufren tanto o más que  nosotras.
Su tarea es a veces más complicada,  porque han de ser fuerte por los dos y viven esto casi en  un segundo plano de forma involuntaria.  Apostaría a que  el 99,9%, darían lo que  fuese por ocupar nuestro lugar y aliviar tanto peso.
¿¡ Que sería de nosotras sin ell@s!?

Gracias por haber formado parte de vida en este 2015 y gracias por hacerme partice de la vuestra.  Espero que sigáis junto a mi este año que  comienza en unos días,  porque yo seguiré a vuestro lado.

image

No tengo fuerzas para rendirme

Como sabéis, el resultado de mi beta fue negativo. Cigoñino lucho, de eso estoy segura, pero no pudo ser.
Este negativo no me peso tanto como las anteriores veces. No quiero que penséis que no me importo, ni me dolió o que soy demasiado fría. Creo que a base de negativos, he ido creándome una coraza.
A penas he llorado, solo en dos ocasiones. A los dos días del negativo, cuando estaba viendo sola la tele y sin saber cómo empezaron a brotar mis lágrimas.
La otra, cuando al ir a leer el libro de Marian Cisterna, encontré la eco de la transfer…

También me ha ayudado bastante, el apoyo de mis niñas de la #Infertilpandy y el saber que mi Luisi y mi Leire, me van a hacer tía virtual. Y eso me hace tan feliz… tambien hace que no pierda la esperanza, por que se que también lo lograre.

Lo que tenemos claro J y yo, es que no nos queremos estancar y vamos a seguir hacia delante. Lucharemos por que al final podamos tenerlo entre nuestros brazos.

Lo que queda el mes de mayo, lo tomaremos de relax. Descansare de medicación y descansaremos del estrés que conllevan los tratamientos.
En junio, iremos de nuevo a la clínica, para plantear que haremos para el siguiente ciclo. La cosa es que el tratamiento comience para julio.

Gracias a todas por estar conmigo, porque aunque en estos días apenas he escrito ni aquí, ni en FB o Twitter, he leído cada palabra de ánimo y me he sentido muy querida.
Gracias por no dejarme caer.

9487_400193563401647_1280703056_n

Altos y bajos

A veces pienso que no es que sea fuerte, si no que me voy guardando todo el dolor. Que tal vez debería exteriorizar más cómo me siento, pero me cuesta. Cuesta una barbaridad.

Ahora mismo, tengo pavor a llamar a la clínica y comenzar un nuevo ciclo, tengo miedo a comenzar nuevamente con los pinchazos, la progesterona, los controles, betaespera y lo que es peor, pasar por otro negativo más.
No quiero que penséis que vamos a desistir, ni mucho menos. Lo que pasa es que ahora mismo, me cuesta “arrancar”. No soy capaz de dar el paso y llamar.

No sé muy bien qué es lo que me pasa. Con los anteriores tratamientos, estaba muy sensible, lloraba por nada. Pensé que se iría pasando, pero aun me sigue pasando.
Tengo mis ratos buenos, de pavo total… pero cualquier cosa, hace que comience a llorar, “todo me da pena”. Ver la tv, por ejemplo, se convierte a veces en un drama para mí.

El trabajo me produce ansiedad, nunca me había pasado. Tengo unos jefes y compañeros fantásticos, ir a trabajar era una forma de desconectar, lo pasaba bien. Ahora es un tormento. Vamos que no quiero ir.
Tengo mis altos y mis bajos. A veces me dan como taquicardias (hacía años que no me pasaba). Duermo a veces mal, dándole vueltas al coco y despierto igual.

Podría hablarlo con J, pero no sé si os pasa, pero yo soy de guardar las cosas para mí. Me cuesta exteriorizar todo esto y a veces me ahogo.
Pienso que él le restaría importancia, que bastante tiene con buscar trabajo, sé que no es así pero no puedo evitar pensarlo.

También podría hablarlo con mi gente, pero ellos no saben nada. Quería darles la sorpresa cuando nos embarazáramos (ilusa!!). A parte no quiero escucharles decir que no es el momento, que está la cosa muy mal… ¡si la cosa esta mal, pero nosotros no nos embarazamos ni a la de tres, joder! Si encima tuviésemos que esperar a salir de la crisis… apaga y vámonos.

Y los amigos, con un “no te preocupes” “oju hija que mala suerte”… lo solucionan todo. Sé que ellos no entenderán nunca que es pasar por esto y por eso no se lo tomo a mal. Pero a veces, cansa oírles.

No sé si deba solicitar ayuda, no sé qué hacer. El blog y la #infertilpandy, son un grandísimo apoyo, pero a veces (y perdonad) pienso que no es suficiente.

¿Os pasa a vosotras? ¿Os ha pasado? Y lo que es más importante, ¿habéis tomado “medidas” para solucionarlo?

 

Sé que esta entrada no tienen nada que ver con la ultima, pero hoy me sentía así. Lo siento.

mafalda-me-duele-el-alma

 

Un año lleno de emociones…

Bueno, cerramos un año lleno de emociones, de altos y bajos en el que comenzamos esta andadura. Porque aunque llevamos más de cinco años buscando ser padres, no ha sido hasta ahora que admitimos que necesitamos ayuda.

Me dije a mi misma que si llegaba a los 33 y no conseguía quedarme embarazada, empezaríamos a “movernos”. Y así lo hicimos, ya a finales de 2013 comenzamos con analíticas, derivaciones, papeleos…

 

No ha sido un año fácil, supe que era eso de una histerosalpingografia , en casa hablamos del Puregón y del Cetrotide como quien habla de la sal y la pimienta, lo que que es una punción, superar la temida betaespera… en fin, nos hicimos expertos en reproducción asistida.

Hemos pasado por dos IA’s y dos FIV’s, todas negativas.

Pero no quiero acabar el año solo recordando lo mal que lo pase en esa histero, ni esa sensación de ser el toto más visto de España, ni sentirme como un colador después de tantos pinchazos, ni esas betaesperas interminables….

Me quedo con esa sensación de tener dentro de mí a ese “Congelatis” tan deseado, de pasar todo esto de la mano de la persona a la que amo y como no, de toda la gente maravillosa que he conocido por el camino.

Jamás imagine que al otro lado de la pantalla de mi ordenador encontraría personas tan maravillosas, que hacen suyas tus alegrías y tus tristezas y viceversa.

Hemos reído y saltado con los positivos e inicios de tratamientos de este año. También hemos llorado y pataleado, esos negativos o cancelaciones de tratamiento.

Porque solo nosotras sabemos por lo que estamos pasando y lo duro que es todo.

 

Este año algunas han conseguido ese positivo tan deseado, otras tienen en sus brazos ese cachito de cielo y otras esperamos que en este 2015, al fin se cumpla nuestro sueño y a estas ultima les digo que 2015 será nuestro año, sí o sí.

Gracias a la #infertilpandy y gracias a las que seguís mi blog. Solo sé que sin conoceros os he comenzado a querer y ya no imagino este viaje sin ustedes.

Nos vamos de vacas, pero en unos días, estamos de regreso,

Felices Fiestas y Feliz Año

2015-tendencias